Los orígenes

En 1852, el poblado de Chivilcoy estaba asistido espiritualmente por sacerdotes de la Villa de Mercedes, jurisdicción de la Guardia de Luján, entre ellos el Padre Manuel Velarde, quien en nota del 17 de agosto de 1852 dirigida al Vicario General de Bs. As. le solicitaba permiso para establecer un oratorio en Chivilcoy.

En julio de 1854 el Obispo de Bs. As. erige en Parroquia autónoma a la zona de Chivilcoy, bajo el nombre de Parroquia San Pedro y nombrando Párroco al Padre Roque Antonio Maceyra, quien permanece en dichas funciones hasta 1857.
La primera capilla funcionó en forma provisoria en un antiguo rancho en la esquina de Avenida Villarino y 9 de Julio (hoy confitería La Perla). El Padre Maceyra se hace cargo oficialmente de esta Parroquia el 4 de septiembre de 1854, en dicha fecha inicia para Chivilcoy los primeros libros de Bautismos, Matrimonios y Defunciones.

En el año 1857 el Padre Maceyra es trasladado y asumió su cargo el presbítero Carlos Boeri.
Mientras tanto por suscripción popular y otros donativos se obtuvieron los fondos para construir una capilla y escuela, ésta es la capilla que en 1857 inaugura Sarmiento invitado por los notables del pueblo. El Padre Carlos Boeri permaneció en funciones hasta 1862, sucediéndole el Padre Severo Soria quien fue reemplazado en 1866 por el Padre Manuel Badano y fue durante su desempeño que se inició la obra magnífica y ambiciosa de lo que es hoy nuestro templo mayor.

En 1865 el entonces Presidente de la Municipalidad, Don Federico Soárez ya había comenzado a promover la obra y luego con el nuevo Consejo Municipal presidido por Don Leonardo Benítez, la iniciativa toma decididas vías de ejecución. Fueron tremendos los inconvenientes que se afrontaron para lograr los recursos necesarios para un proyecto de semejante magnitud. Los autores de los planos fueron los arquitectos Hunt y Schroder y parte importante desempeñó al encargarse de la obra el señor Carlos Luchini. Se llama a propuestas para la construcción de hasta 500.000 ladrillos y la adquisición de 5.500 fanegas de cal y 8.000 fanegas de arena. Se reciben seis propuestas de albañilería y se acepta la presentada por Don Francisco Battaglini.

El 30 de septiembre de 1871 llega a Chivilcoy el Obispo y Vicario Capitular de Bs. As., doctor Federico Aneiros para bendecir el nuevo Templo concluido en sus dos terceras partes, en dicha fecha el prelado habilita el Registro de Autos de Visita Canónica con el detalle de la inauguración que se encuentra en excelente estado en el archivo de nuestra iglesia del Rosario
Después de su inauguración la obra avanzó muy lentamente, quedando el Padre Badano solo en la lucha para conseguir fondos y al enfermarse en el año 1893 aún no se había logrado adelantar en la misma. El Padre Badano fallece en los primeros meses de dicho año. Desde el 2 de abril y hasta el 22 del mismo mes se hace cargo de la Parroquia su hermano Honorio, quien era Teniente Cura. Se incorpora en esa fecha quien iba a tener un decisivo accionar en la conclusión del templo y quien recibiría el agradecimiento y cariño de los chivilcoyanos; el Padre Andrés Iturralde. Su dedicación y sacrificio lograron la finalización de las obras.