Parroquia Liturgia Catequesis  
La iglesia del Rosario en 1908, con su frente aśn sin terminar. (Foto archivo histórico Municipal).


Frente de la iglesia en 1942
 
Un Siglo Después
Restauración Total del Templo Ntra. Señora del Rosario


Ante la inminencia de la fecha en que se celebraría un siglo de
la inauguración del templo, se reunió un conjunto de vecinos el
16 de julio de 1992, convocados por el Cura Párroco, Padre
Saverio Montemurro, para integrar una comisión que encarara
la enorme tarea de reparación y restauración de la centenaria
iglesia.

"Esa enorme tarea ha significado prácticamente un desafío
para los hombres que la han acometido, ya que son
conscientes de que han recibido, con carácter de legado, el
monumento a la religión cristiana que los chivilcoyanos de
un siglo atrás supieron levantar con su ánimo, su convicción
y su fe". Y los hombres y mujeres que se reunieron en esta
oportunidad aceptaron el desafío.
Después de un cambio general de opiniones sobre la futura
labor que se debía realizar, efectuaron otra reunión el 20 de
julio del mismo año, en la que el Padre Saverio Montemurro
participó a los presentes, más detalladamente, sobre los fines
que se proponía lograr antes del 24 de mayo de 1995, fecha
en que se cumplirían los cien años de la inauguración del
templo. Y de esa reunión salió formada la Comisión Pro
Restauración del templo Nuestra Señora del Rosario, la cual
se integró de la siguiente manera:

Presidencia honoraria:
Señor Obispo, Monseñor Emilio Ogñenovich; señor Intendente
Municipal de Chivilcoy, doctor.Jorge Juancorena; técnico
arquitecto Rodolfo J. Berbery.

Comisión ejecutiva:
Presidente, Cura Párroco de Chivilcoy, Padre Saverio
Montemurro. Vicepresidente, señor Alfredo A. Astarita.
Secretaria, señora Marta Cerri de Mesplet; prosecretarias,
señora Mercedes Marangoni de Marino y señorita Doris Emilia
Prado. Tesorero, señor Antonio Vega. Pro tesoreros, señores
Doelio Gallo y José Navaza.

Comisión de prensa, difusión y recaudaciones:
Señores Cayetano Ottonelli, Claudio Andreoli, Héctor Lucci,
Félix Tosiani, Donato S. Dupuy; señoras Graciana Oteiza de
Andreoli y EIsa Casey de Navaza.

Equipo técnico:
Arquitectos Ricardo De Francesco y Alberto Timpone; ingeniero
Eduardo Rodríguez Carmona.

Revisores de cuentas:
Señores José María Urga y Horacio Quinto.

Recuperación de datos históricos:
Señor Gaspar Astarita.

Esta comisión fue aprobada por la Diócesis de Mercedes-Luján,
mediante Decreto Diocesano 32/92, con la firma de Monseñor
Emilio Ogñenovich y del Secretario Canciller, presbítero
José María Cerella. La misma fue inscripta en la Municipalidad
de Chivilcoy como Entidad de Bien Público. y se comenzó con
la tremenda tarea de captación de fondos y de encausar los
diversos trabajos a través de profesionales especialistas en
cada rubro, ya que el ambicioso proyecto incluyó la reparación
de todos los sectores del templo: cúpula y techos, en lo que se
refería a lo exterior, continuando en el interior con pintura y
electricidad, además de la restauración de todo aquello que el
paso del tiempo hubiera deteriorado.

Casi al año de constituida esta Comisión, ante las deserciones
de muchos de los primeros integrantes, se resolvió
reacomodarla con aquellas personas que mantuvieron
continuidad con el compromiso contraído. Y así, el 21 de junio
de 1993 se formó la nueva y definitiva lista de integrantes,
a saber:

Presidencia honoraria:
Monseñor Emilio Ogñenovich; doctor Jorge Juancorena,
intendente municipal; arquitecto Rodolfo J. Berbery.

Comisión directiva:
Presidente, Padre Saverio Montemurro.
Vicepresidente primero, señor Alfredo A Astarita; vicepresidente
segundo, arquitecto Alberto Timpone.
Secretaria, señora Marta Cerri de Mesplet. Prosecretarias,
señora Mercedes Marangoni de Marino y señorita
Doris Emilia Prado.
Tesorero, señor Antonio Vega. Protesorero, señor Doelio Gallo.
Vocales: señores Claudio Andreoli, José Navaza,
Cayetano Ottonelli, Horacio Quinto, Félix Tosiani,
ingeniero Eduardo Rodríguez Carmona y señoras
Zulma B. de Tosiani y Graciana o. de Andreoli.

Todos ellos continuaron trabajando tesonera y
desinteresadamente, junto con otras personas que integraron
diversas subcomisiones para colaborar con esta comisión,
destacándose también el apoyo y el trabajo que prestó
el Padre Jorge Bruno.
Y entre todos se ha podido llegar hasta el presente con la
satisfacción y la tranquilidad del deber cumplido.
Muchos inconvenientes debieron salvarse; muchos problemas
- grandes y chicos- debieron solucionarse y, sobre todo,
realizar la ímproba tarea de conseguir los fondos necesarios
para solventar los gastos de materiales y mano de obra
empleados en los distintos sectores a través de estos tres años.
Todos esos problemas y sus soluciones han quedado
registrados en las ciento y pico de actas que se redactaron
por las reuniones efectuadas a lo largo de este entrañable
proceso de reparación y restauración.

La totalidad de la gente que trabajó en este formidable
proyecto y el vecindario que se solidarizó con ellos, supieron
encolumnarse tras las palabras que pronunciara el Padre
Saverio Montemurro
en la reunión de Comisión del día 18
de agosto de 1992:

"No va a faltar el apoyo de la comunidad, no sólo de los
creyentes, sino de todos en general, porque el templo es de
todos y hace no sólo a lo religioso, sino también al arte y la
cultura en su totalidad. Y todos debemos evitar su deterioro”.


Gaspar J. Astarita

 

Roque Maceyra
Nuestro primer párroco

San Pedro Apóstol
Vida de nuestro Santo Patrono
Nuestros Párrocos
Breve Biografía.
Primer Templo
Parroquial de Chivilcoy

Reseña Histórica

El reloj de la Iglesia del Rosario
Reseña

Nuestra arquidiócesis.
Datos históricos

Webmaster
Este sitio requiere Flash Player